15 de junio de 2024 por BritoBrito

Estudiar japonés: Consejos y recursos

Estudiar japonés tiene diferentes capas; no tendrás los mismos retos en cada etapa, tampoco es buena idea lanzarse de lleno sin consejos ni recomendaciones. Se trata de un idioma ligado a una de las culturas con mayor proyección internacional del mundo. En este sentido, aprender japonés es aprender a desenvolverse en la cultura japonesa. Si pensamos en lo pequeño que es Japón en comparación con la influencia cultural que tiene, nos daremos cuenta de su . 

¿Aprender japonés es imposible? ¿El japonés es difícil? Ciertamente tendrás que poner esfuerzo de tu parte pues como verás en esta guía es muy distinto a los demás idiomas que tenemos alrededor. No obstante, también trataremos de desmitificar su dificultad siendo objetivos.

Índice de contenidos

Japonés autodidacta o clases

Esta es una de las primeras preguntas que se hace todo estudiante cuando se enfrenta a la labor de aprender el idioma. ¿Prefiero estudiar japonés por mi cuenta o es mejor apuntarme a clases? Por un lado, el estudio autodidacta significa que el estudiante debe aprenderlo todo por su cuenta. Esto incluye el material a utilizar, el método, a qué dedicar tiempo en cada momento, etc. Se puede comparar a entrar en una especie de túnel porque progresas en una dirección en cada momento.

Estudiar japonés autodidacta

El estudio autodidacta en este sentido te aporta más libertad y flexibilidad. Si te apetece estudiar más kanji, pues les dedicas más tiempo, si en algún momento te atrae un tipo de texto en particular porque te gusta el tema del que hablan, ¡adelante! Nada te lo impide. La parte más negativa de este aspecto puede ser ceder a los caprichos o la falta de voluntad o disciplina. Por otro lado, en algún momento necesitarás la interacción con nativos del idioma u otros estudiantes de japonés. Recuerda que es un idioma y el objetivo es comunicarte con personas.

Una de las razones más frecuentes por las que se elige este estilo de clases es el dinero. En principio es más económico comprar libros o recursos de internet para estudiar. Por ejemplo, al comprar un libro de nivel inicial, esperas que incluya todo lo necesario para tener ese nivel.

Sin embargo, la realidad es que estudiar japonés con estos métodos te ofrecerá los contenidos y ejercicios para la práctica de esos contenidos. Esto al mismo tiempo es una limitación porque con el tiempo es muy frecuente que estos estudiantes sientan la necesidad de empezar con clases ya que con el tiempo y, aunque pudiera parecer paradójico, se empieza a tener la sensación de que realmente no se sabe nada o muchas cosas no se han consolidado.

A la larga te dará mucha confianza verte reconocido como «hablante de japonés».

Aprender japonés autodidacta.

Clases  de japonés en grupo

Por otro lado, en un grupo de estudio la presencia de los compañeros hace que frecuentemente surjan preguntas o dudas que quizás antes ni siquiera se te habían planteado. El programa también estará fijado con antelación, así como los materiales a utilizar, etc. Por este lado te lo darán todo hecho sin que sea necesario gastar energía en buscar todos los materiales o recursos. 

La práctica de los contenidos en esta situación es más enriquecedora dado que la figura del profesor te aclarará todas las dudas en ese momento, así como proveerte de explicaciones según su experiencia, lo cual te aportará una percepción única de la gramática o vocabulario en un contexto de comunicación. Es decir, la respuesta o consejo de un profesor tendrá en cuenta todo lo que pueda ayudar a que una explicación sea clara. En este sentido también es más rápido y completo. Aquí la figura del profesor como guía cobra más importancia. 

Además de los puntos anteriores, cada planteamiento permite el desarrollo de otras habilidades. Por ejemplo, si estudias de manera autodidacta, probablemente tengas capacidad para resolver tus propias dudas, buscar y contrastar materiales, así como la disciplina para tener unas horas de estudio programadas y llevarlas a cabo.

En la modalidad de clases grupales o particulares con un profesor se pierde el miedo a hablar en público, reforzarás tus conocimientos haciendo que sean más sólidos mejorando tu confianza.

Curso de japonés en Madrid.

Curso de japonés online.   

Conclusión

En lugar de quedarte solo con una de estas opciones, te recomendamos aprovechar lo mejor de cada una y centrarte en mejorar tu capacidad de comprensión y comunicación sacando el máximo provecho de todas las oportunidades que están a tu alcance.

De entre los cursos que ofrecemos en Mitoyo, tenemos tanto clases de japonés en Madrid, es decir, modalidad presencial en un aula con compañeros y profesorado; clases de japonés online, también en grupo, pero mediante videollamada en directo; y también ofrecemos vídeos para aprender japonés.

Estos últimos los denominamos autodidactas porque el estudiante no necesita de un profesor para estudiar los contenidos. Estos cursos siguen nuestros programas de nivel, lo cual permite que luego alguien pueda cambiarse a clases de grupo o tenga la posibilidad de repasar cómodamente contenidos de un nivel anterior.

Nivel inicial de japonés

No sabes nada del idioma, empiezas desde cero a estudiar japonés, todo son símbolos inabarcables. Pues normal, estás empezando. Es importante empezar por algún lugar y como todo recién nacido tienes que aprender a leer y escribir. Vamos a poner nombre a cada cosa y aprender cómo funciona.

Aunque no hayas empezado a aprender japonés, solo con buscar un poco de información, llama la atención el que tenga tres sistema de escritura que son utilizados simultáneamente: Hiragana, katakana y kanji. Cada uno se especializa en una función y los primeros que debes aprender son los silabarios hiragana y katakana. Ambos son el contenido más importante que debes aprender al principio, especialmente el hiragana. Puedes pensar en ellos como el alfabeto en español, inglés o coreano. Es decir, mientras los estudias, aprenderás también la fonética y los sonidos del idioma. 

En este sentido, la buena noticia es que no tendrás que aprender reglas para la unión de las letras en la sílaba, o la ordenación de las sílabas en una palabra, con una grafía ya tienes una sílaba enterita.

Hiragana

Vamos con algunos ejemplos y de paso hablamos un poco de la fonética japonesa.

Las vocales escritas en hiragana son: あ(a), い(i), う(u), え(e), お(o). Entre paréntesis se escribe cómo se pronuncian según el español. Es decir, las cinco vocales del español coinciden con las del japonés. Esto para los hablantes nativos de español es fantástico porque prácticamente no tendrán que hacer esfuerzo para tener una pronunciación aceptable para los nativos. Algunos fonemas tienen una pronunciación que está más cercana a la del inglés que a la del español, pero son bastante intuitivos y no supondrán ninguna dificultad. Otros ejemplos de sílabas en hiragana:

か (ka), さ (sa), と (to), つ (tsu), る (ru), せ (se), け (ke)

Este silabario tiene una predominancia marcada ya que se utiliza para las partículas, las conjugaciones de los verbos, algunos sustantivos, verbos, adjetivos, adverbios, etc. Es decir, se utiliza para todo. 

Para ampliar: Las partículas en japonés

Para saber más del hiragana tenemos otro artículo más detallado donde aprender el silabario por completo: Hiragana.

 

Aprender hiragana es la primera frontera en el estudio de japonés

¿Cuánto se tarda en aprender hiragana?

Si te lo tomas en serio, lo puedes aprender de una a dos semanas. Si vas con más calma, puedes estar meses. La cuestión es que se trata de un silabario que vas a ver en todas partes. Así, al aprender hiragana, es recomendable memorizar el vocabulario. 

¿Cuál es el mejor método para aprender hiragana?

Por un lado está la repetición constante de las sílabas. Esta es la más directa y solo necesitas algo para escribir y papel. Te ayudará la memoria muscular y de paso perfeccionas la escritura. Eso sí, es bastante repetitiva y puede ser aburrido. Por este motivo, otro de los métodos es el mnemotécnico. Es decir, puedes imaginar que cada grafía representa una pequeña historia o se parece a una imagen concreta. Si tienes mucha imaginación, también lo puedes hacer todo desde el principio. También tienes a tu disposición muchos métodos, a veces especialmente pensados para niños, con los que encontrar diseños y recursos preparados. 

Una de las estrategias que se ha puesto de moda en los últimos años es la memorización espaciada. Básicamente la idea consiste en que lo que has estudiado, lo vuelves a repasar de una manera más ligera en los días siguientes. Aquí puedes escoger lo que mejor se adapte a tu método de estudio. Por ejemplo, si un día estudias una hora hiragana, al día siguiente dedícale 20 minutos. ¿Sientes que lo controlas bien? Pasa a 10 minutos al día siguiente. ¿Todo va bien? Coloca una alarma para dentro de dos días. 

Dicho esto, te recomendamos centrarte en el estudio del hiragana solo los primeros días de tu trayectoria para aprender japonés. Después de tener una idea de cómo es el silabario, pon a trabajar ese conocimiento en la lectura de vocabulario, expresiones y frases sencillas. Por ejemplo:

  • こんにちは – konnichiwa – Hola
  • わたし – watashi – Yo
  • すし – sushi – Sushi
  • です – desu – Verbo “ser”. Se pronuncia “des”.
  • さよなら – sayonara – Adiós
  • げつようび – getsuyoubi – Lunes
  • たこやき – takoyaki – Takoyaki
  • まんが – manga – Manga

Piensa en el vocabulario que utilizas día a día, tienes permitido ser curioso para buscar cómo se dicen algunas de las palabras que más utilizas en tu día a día para abrirle una puerta al japonés.

Aprender hiragana primero

Esto lo sugerimos fuertemente por dos motivos especialmente: Evitar una saturación al principio y rentabilidad. Los sonidos que representan el hiragana y el katakana son los mismos. Así, es más fácil confundirse al principio y es mejor centrarse en uno primero. También es más útil dado que se usa en contenidos más importantes. Lo volvemos a decir, lo más importante para empezar a estudiar japonés es aprender el hiragana, sin descuidar el katakana, del cual hablamos a continuación.

Katakana

Por otro lado tenemos el katakana, este puedes tardar un poco más en aprenderlo porque se utiliza principalmente para escribir palabras extranjeras. Por ejemplo los nombres propios extranjeros utilizan este sistema, por ejemplo de ブラッドピット (buraddo pitto – Brad Pitt),スペイン (supein – España), パソコン (pasokon – acortamiento de personal computer -ordenador portátil). Las veces que vas a utilizar este silabario es menor, especialmente al principio.

No obstante, ¡no te dejes llevar! Si pasas mucho tiempo sin estudiar katakana, con el tiempo se llega a un punto en el que se vuelve frustrante haber pasado la primera época de aprendizaje, pero no tener la capacidad para leer el katakana con soltura.

→ Ver katakana

El romaji

El romaji es un gran apoyo para aprender japonés al principio, pero te recomendamos no abusar mucho porque cuanto antes aprendas hiragana y katakana, habrás superado la primera barrera con el idioma y empezarás a estudiar un contenido más auténtico directamente y ya podrás leer contenido original en japonés. Quizás no sabes lo que significa a primera vista, pero lo podrás buscar y también fardar delante de amigos o conocidos, por qué no.

Ver El romaji

Kanji

Cuando hayas dominado el hiragana y el katakana, el siguiente paso son los kanji. Con los kanji, con toda sinceridad, lo mejor es empezar cuanto antes y es una cuestión de equilibrio. Frecuentemente se pueden encontrar dos arquetipos en el mundo del japonés:

  1. Primer arquetipo: Estudiante que dedica mucho tiempo a los kanji porque le gustan. Va por 1000 aprendidos y todavía no puede escribir un correo electrónico porque no conoce estructuras gramaticales. 
  2. Segundo arquetipo: Estudiante que se obsesiona con la gramática e invierte su tiempo de estudio en aprenderse las reglas con detalle. Estas reglas las estudia en inglés, español u otro idioma puente.

El primer arquetipo confunde escribir o leer palabras sueltas con la comunicación en el idioma; el segundo arquetipo confunde el conocimiento para explicar el idioma con la habilidad para utilizarlo realmente. Son dos extremos y tú no quieres ser ninguno de ellos porque son un camino hacia la frustración y la desmotivación, lo cual es malo.

Consejos sobre kanji:

  1. El primer paso es entender lo que son los kanji y acostumbrarse a sus lecturas, escritura, etc. Esta es una habilidad que viene con la práctica.
  2. Establecer una cantidad diaria y un método. Por ejemplo, puedes tener diferentes listas:
    1. Kanjis nuevos: 10 por día.
    2. Kanji de repaso: Kanji de hace un día, dos, tres días, etc.
    3. Kanji que he encontrado en textos o “por ahí”, como pokemon.

Más abajo veremos alguna aplicación que se encarga de hacer esto por ti.

Establecer una buena base puede parecer que implica un avance más lento. No obstante, piensa que todo lo que aprendas ahora te valdrá en el futuro. Se trata de crear conocimiento para convertirte en un hablante capaz e independiente de japonés. Para ello necesitas recursos y fuentes de referencia a las que acudir.

Lecturas de kanji

Los kanji en japonés tienen dos lecturas: 音読み (おんよみ – onyomi) y 訓読み (くんよみ – kunyomi). La primera deriva de pronunciación china de los caracteres, se suele representar en katakana, mientras que la segunda es nativa del idioma, se suele representar en hiragana. Así, una entrada típica de kanji es como sigue:

学 (ガク – まな.ぶ / gaku – mana.bu). En katakana sabes que se escribe la lectura china, mientras que la japonesa se escribe en hiragana, así que automáticamente puedes saber cuál es cada una.

¡Oh no! ¡Esto es imposible! ¿Por qué?… Oh Dios mío… ¿Por qué sois así? Calma: Tenemos reglas. La lectura onyomi se utiliza normalmente cuando el kanji se une a otro para formar una palabra. Por ejemplo: 学生 がく せい. Esta palabra, que significa estudiante, está formada por dos kanji, 学 y 生, ambos utilizan sus lecturas kun para esta palabra. ¿Tienes curiosidad sobre las lecturas de 生? ¡Utiliza Jisho!

Seguro que te has dado cuenta de que en la entrada del kanji anterior, 学 (ガク – まな.ぶ), hay un punto separando en dos partes la lectura del kanji. ¿Esto qué es? Lo que significa es que se trata de un verbo terminado en -ぶ. Es decir, se trata de una lectura que vas a utilizar cuando utilices kanji como verbo. El verbo es “estudiar”. Así puedes ver cómo el significado del kanji tiene relación tanto cuando se utiliza con la lectura japonesa, como cuando se utiliza con la lectura china. 

→ Ver conjugación de verbos japonés

¿Y qué pasa con los adjetivos? En el caso de los adjetivos, los cuales también tienen conjugación, no hay separación cuando se indica la lectura. Esto es porque normalmente se sabe que es un adjetivo y no es necesario especificar la conjugación a la que pertenece. No obstante, un diccionario normalmente especificará que se trata de un adjetivo, así como si se trata de uno tipo -い o tipo -な.

→ Ver guía completa para entender los adjetivos en japonés

Por otro lado, cuando estás buscando un sustantivo, por ejemplo 犬 (ケン – いぬ / ken – inu), aquí puedes ver que no es necesaria ningún tipo de separación.  

Tanto de la lectura japonesa, como de la lectura china también puede haber varias lecturas. Saber cuándo utilizar cada una es cuestión de práctica y estudio. Al principio puedes aplicar por norma general la regla 

Escritura de los kanji

Por norma general los kanji se escriben siguiendo unas reglas concretas que se pueden resumir en escribirlos de arriba a abajo y de izquierda a derecha. En algunos casos, no será exactamente así, pero bueno, la verdad es que ni siquiera muchos japoneses nativos tienen mucho en cuenta las reglas de escritura para cada kanji. No obstante, es buena idea seguir generalmente la escritura de arriba a abajo y de izquierda a derecha. 

Lo más rebelde en este punto es seguir la cultura y aprender de cómo lo hacen los maestros. Hay una razón para hacerlo así, la cual aprenderás cuando seas capaz de escribirlos con soltura y hayas memorizado un buen número de ellos. Los kanji son arte, disciplina, repetición que es siempre igual, pero no de lo mismo: nunca escribirás dos kanji exactamente iguales. Así, en lugar de verlos como tu enemigo o molestia, te recomendamos seguir su filosofía y pensamiento hasta que te sientas en armonía con ellos en una unión superior que pasa por trascender las barreras impuestas por tu limitada mente occidental. 

Radicales

¿Qué son los radicales en los kanji? Cada kanji no es completamente único, sino que se parecen más bien a un puzle formado por pequeñas piezas, las cuales reciben el nombre de radicales. Observa los siguientes kanji:目 y 見. El primero significa “ojo”, mientras que el segundo significa “mirar”. ¿Ves algo en común? El kanji de mirar es exactamente igual al de ojo, pero se le añaden dos trazos por abajo, como dos “colitas”. Otro ejemplo es 子, 学 o 字. Todos comparten el radical 子, “niño”, pero a los dos posteriores se le añaden dos radicales más. 

Los radicales son tus amigos. Algunos pueden formar un kanji por sí mismos como ocurre con 目 y 子, otros solo los tendrán como una parte. El lado más positivo de esto es que no tienes que memorizar puramente cada carácter, sino que cuantos más kanji aprendas, más fáciles te resultarán los siguientes porque hay partes que se comparten. 

¿Cuántos kanji hay?

Esta es la típica pregunta cuando se empieza a aprender japonés. Pues muchos. Hay. Muchos. Y ahí viene el horror vacui, náuseas, agobio, y se empiezan a escuchar frases como: “el japonés es la lengua más difícil”, “es imposible aprender japonés”, “mimimimimi”. Tranquilidad. Nadie se los aprende todos. ¿Quién necesita todas las palabras? Por un lado, el aprendizaje de los kanji es progresivo y tienen una lógica de funcionamiento. Por otro, hay muchos materiales y recursos que te ayudarán enormemente. Pensar que es necesario aprenderlos todos es fruto de no conocer bien el idioma y esta cuestión en particular. 

Veámoslo con más detalle.

El gobierno japonés ha elaborado una lista con los kanji de uso común: 常用漢字 (じょうようかんじ – jouyou kanji). A su vez, dentro de la lista hay una división que se utiliza para estandarizar la enseñanza de los mismos en la escuela. Actualmente cuenta con 2136 kanji. Este número excluye los que se pueden considerar “técnicos” o “especializados”. Básicamente los que solo la gente que se dedique a un área determinada puede conocer.

Si conoces los kanji de esta lista, puedes estar seguro de que tienes un conocimiento de japonés mejor que la mayoría de estudiantes que conozcas. Por otro lado, no significa que sea suficiente. ¿Qué objetivos tienes? ¿De cuánto tiempo dispones?

Si estás empezando a estudiar japonés, estas no son las cuestiones que deberías estar pensando ahora mismo.

Contenidos del japonés A1.

Nivel elemental de japonés

En este estadio se estudia gran parte de la gramática. Todavía falta mucho por aprender, pero en este momento se asienta el funcionamiento de las categorías gramaticales, la sintaxis, morfología o patrones básicos de expresión.

El estudio y la constancia hacen que cada vez sea más sencillo resolver las dudas por sí mismo o superar dificultades. 

Diferencia en la percepción de contenidos

En el nivel inicial todo es nuevo y cada cosa que se aprende es un avance. En el nivel elemental, por otro lado, el tipo de contenidos cambia progresivamente. Todavía hay conceptos nuevos, estructuras más amplias, pero también existen muchos contenidos que se estudiaron en niveles anteriores y ahora se trata de profundizar más o compararlas entre sí.

Por ejemplo, si en el nivel inicial se estudiaron los adjetivos, ahora se estudian otros elementos que pueden funcionar como adjetivos; si antes se estudiaron los sustantivos, en este momento se aprende a nominalizar verbos. 

Estructuras de la oración

En este momento ya debes tener conocimientos de los distintos tipos de oraciones que se pueden formular en japonés. Es decir, debes conocer cuáles son las reglas de cada tipo de oración, así como la situación en la que se puede encontrar cada una de ellas. 

Desde el principio, por supuesto, aprenderás cómo crear oraciones enunciativas, negativas e interrogativas, pero esto no se acaba aquí. También están las oraciones de relativo, las contrastivas, las pasivas, causativas, causativo pasivas, etc. Conocer las reglas de cada tipo te ayudará enormemente a mejorar tu comprensión lectora ya que al leer un texto te vendrá bien saber a lo que agarrarte para la comprensión de un texto o audio. 

Por ejemplo, cuando escuchas la estructura de la oración de relativo, enseguida comprenderás que se está utilizando para ampliar la información de otra cosa, el cual es su antecedente. Igualmente, al escuchar una oración causativo pasiva entenderás que la persona que la formula probablemente se esté quejando porque está siendo obligada a hacer algo por otra persona. 

El paso de las reglas al significado

Al principio estarás estudiando muchas reglas concretas: conjugaciones verbales, pronombres, partículas, etc. No obstante, en este nivel el estudiante debe haberlas entendido bien para centrarse en el significado de las mismas, en lugar de la regla en sí. Este paso lleva tiempo porque probablemente necesitarás consultar frecuentemente tus apuntes y material de estudio para comprender si el verbo está en forma pasiva, causativa, tiempo pasado, etc. 

En cuanto estés familiarizado, el siguiente paso es utilizarlas y comprenderlas con soltura. Es decir, no pensar en las reglas que tiene cada elemento gramatical y simplemente tenerlas interiorizadas. Esto se consigue a base de repetición, tanto en el uso como en la comprensión. Para conseguir llegar a este estado es útil leer o producir textos de menor nivel. En lugar de continuar añadiendo gramática o vocabulario nuevos, tendrás más confianza y seguridad si por un tiempo haces un repaso activo que consista en afianzar contenidos. 

Si tienes un profesor, probablemente haga esto por ti. Si por ejemplo la semana pasada habéis estudiado en clase el pasado, reglas de creación, usos, etc, en las clases siguientes utilizará un audio o lectura donde se utilice el pasado. El objetivo es “activar” este conocimiento mediante el uso. Por un lado está el conocimiento de la lengua y por otro el uso del mismo. 

Contenidos de japonés A2.1.

Contenidos de japonés A2.2.

Contenidos de japonés A2/B1.

Nivel intermedio de japonés

Estudiar japonés en el nivel intermedio significa tener unas buenas bases gramaticales, así como ser capaz de desenvolverse en diferentes situaciones con un grado aceptable de autonomía. En este momento el objetivo consiste en avanzar hacia la menor dependencia del estudiante. Por un lado, es capaz de comprender contenido en japonés o escribir un texto sin necesidad de consultar constantemente un diccionario.

Evitar la desmotivación

Sabes que sabes mucho, pero al mismo tiempo tienes la incómoda sensación de que no sabes nada porque tienes un texto delante y hay muchos kanji que no conoces, escuchas una noticia y entiendes algunas palabras, frases, pero todavía te falta. ¿Qué puedes hacer? Pues seguir adelante. Todo lo que puedes aprender no lo encontrarás en materiales de estudio, clases, etc. Hay algunos contenidos para los que simplemente no tienes una guía. Así, después de un trayecto de estudio, empieza uno nuevo. Para nada es el momento de desmotivarse, aunque es completamente razonable tomarse un descanso, disfrutar de lo que has aprendido o fardar un poco. 

¿Por dónde continuar?

En este momento es necesario ampliar el alcance de los contenidos. Piénsalo como una progresión de lo más pequeño a lo más grande. Empiezas con las piezas más pequeñas para sumarlas y llegar a estructuras cada vez mayores. 

En primer lugar tienes los sustantivos, verbos, adjetivos, partículas, adverbios, pronombres o determinantes, luego pasas a los tipos de oraciones: enunciativa, negativa, compuesta, compleja, así como las oraciones pasivas, causativas, causativa pasiva, estas dos últimas no las tenemos en español aunque podemos replicar su sentido. Hasta aquí la mayoría de los contenidos pueden encontrarse en muchos tipos de manual de estudio, gramáticas, además de estar marcado progresivamente por niveles.

Cuando empiezas en el nivel intermedio ya puedes decir que conoces casi toda la gramática del idioma, muchos kanji y titanes un vocabulario amplio. Ahora bien, no es suficiente con lanzarse simplemente las fuentes originales sin ningún tipo de organización. 

Precisión de estructuras

Coloca tu atención en entender los matices de cada estructura o recurso gramatical. Antes decíamos que en estos niveles el objetivo es más comprender pequeñas diferencias que aprender contenido completamente nuevo. 

Precisión de vocabulario

Pon más atención en si el vocabulario que utilizas es realmente el más adecuado para el mensaje que quieres comunicar, así como el contexto. 

Géneros discursivos

Una forma de continuar consiste en centrarse en la estructura de los tipos de texto que se pueden crear, así como los formatos de cada uno y el tipo de vocabulario que se utiliza. Una carta no se escribe de la misma manera que un ensayo, al igual que un ensayo no se escribe como una noticia periodística. Entonces algo que te puede ayudar es entender qué tipo de lenguaje se utiliza en cada uno para continuar avanzando.

Los géneros discursivos no se limitan a la escritura y también se refieren a los actos de habla. Es decir, esto se refiere a la capacidad de utilizar la lengua de manera adecuada al contexto en el que se encuentra el hablante: Si está haciendo una presentación en clase, contando una anécdota con amigos o manteniendo una conversación. 

Los extremos del japonés: lenguaje coloquial y formal

Estos extremos están bastante marcados en japonés y formalizados en la lengua. En el manga o el anime es frecuente encontrar el extremo coloquial incluyendo lenguaje agresivo o insultos porque uno de los protagonistas se va a enfrentar al enemigo definitivo que amenaza la integridad del universo y la existencia misma. Por eso puede permitirse ese lenguaje.

En el manga o anime frecuentemente se utiliza un tipo de lenguaje muy coloquial que se forma a través del acortamiento de palabras o expresiones. En el lado contrario está el sonkeigo, el nivel honorífico que se utiliza para mostrar respeto. Suele utilizarse con clientes o jefes. 

Colocaciones

Las colocaciones son usos frecuentes de lengua que sin estar respaldados por una norma, están establecidos en el seno de una lengua. Por ejemplo, en español se utiliza “tener esperanzas” para expresar confianza, otros ejemplos son “tomar una decisión”, “surtir efecto” o “cruda realidad”. En los oídos de un nativo, cuando un extranjero utiliza una colocación sabes que sabe

Entonces, utilizar una colocación mostrará mejor que conoces el idioma y será una forma de marcar una diferencia con otros estudiantes. Así, las colocaciones son uno de esos elementos que establecen una diferencia entre poder hacer llegar un mensaje y hacerlo como un nativo. Algunas colocaciones en japonés:

  • 頭に来る ・ あたまにくる
    • Perder los nervios, ponerse furioso. Literalmente “venir a la cabeza”.
  • 気分がふさぐ ・ きぶんがいい
    • Estar deprimido. Literalmente “parar, obstruir los sentimientos, sensaciones”.
  • 顔色が悪い ・ かおいろがわるい
    • No tener buena cara, estar pálido. Literalmente “tener mal color de cara”.
  • 顔を出す ・ かおをだす
    • Aparecer, dejarse caer, pasarse. Literalmente “sacar la cabeza”. 
  • 腹が据わる ・ はらがすわる
    • Tener agallas, resolución. Literalmente “sentar el estómago”.

Como se puede ver, el significado literal de las colocaciones no coincide completamente con su sentido real. Es decir, deben aprenderse y estudiarse para saber lo que significan. En jisho.org existe una funcionalidad gracias a la cual puedes buscar las colocaciones con una palabra concreta. Si buscas, por ejemplo, 頭 (あたま・cabeza), te aparecerá a la izquierda un enlace que te llevará a las colocaciones con dicha palabra. 

Por supuesto también puedes encontrar libros para mejorar la parte de las colocaciones:

コロケーションで増やす表現

文法コロケーションハンドブック

Aizuchi (あいづち)

Este es el término japonés para denominar las interjecciones que se utilizan típicamente en una conversación. Seguramente muchas te sonarán porque se utilizan mucho y en seguida los estudiantes extranjeros comienzan a imitarlas. Lo más importante en japonés es que demuestran que el oyente está prestando atención y se mantiene activo en la conversación. Así, el objetivo es tanto mostrar educación y respeto, como mantener una conversación natural.  

La verdad es que pueden convertirse en un meme con relativa facilidad. Así, te recomendamos no abusar de ellas utilizándolas de broma porque puedes coger malos hábitos. Utiliza las siguientes expresiones sabiamente y con tono animado:

  • はい、ええ、うん. Diferentes formas de decir “sí”. 
  • そうですね. 
  • そうですか.
  • ほんとう, ほんとうに.

Aquí quizás vale la pena mencionar una diferencia cultural que tiene relación. Nosotros también utilizamos este tipo de expresiones para confirmar que hemos recibido y entendido adecuadamente la información. No obstante, los occidentales tienden a pensar que su interlocutor japonés muestra estar de acuerdo al utilizar estas expresiones, pero no es así; simplemente es una forma de mostrar interés en la conversación y animar a que la otra persona continúe. A lo mejor la conversación no le interesa lo más mínimo. Conviene tener esto en mente. 

No hay reglas gramaticales que seguir, no se trata de conjugar verbos ni adjetivos ni formular correctamente una oración pasiva, simplemente apréndelas de memoria y observa cómo las utilizan los nativos para imitarlos.

Realmente se pueden practicar e incorporar al discurso propio desde niveles anteriores. Lo añadimos en la etapa de intermedio porque aquí ya se deben dominar.

Fillers (フィラー)

Mientras alguien está hablando, frecuentemente se necesita un momento para pensar qué decir. Lo cual en un idioma extranjero puede llevar a situaciones incómodas en las que la presión de no saber qué decir dificulta encontrar la expresión correcta. 

En lugar de esperar simplemente a que se te ocurra dicha expresión o cambiar al español, empieza a utilizar las expresiones あのう (anou) y えーと (eeto) antes de comenzar la frase para sonar más natural en japonés llenando ese hueco incómodo. Fácil, útil y quedarás de lujo.

Luego sigue con さあ (saa) y まあ (maa) para aumentar las opciones. ¡No todo iba a ser memorizar reglas gramaticales y vocabulario! 

Entonación del japonés

¿Pensabas que la pronunciación en japonés era tan fácil que se quedaba en pronunciar el hiragana o katakana? ¡Ja! ¡Habibi dame humo misterioso, risa malvada y tambores de guerra porque llega la entonación de las palabras! 

  • A ver, la verdad, tampoco es para tanto. 
  • Ya, pero el artículo es largo… Para que la gente no se me duerma.
  • Hablando tal cual, los japoneses te van a entender. Esto lo sabes, ¿verdad?
  • Hay gente que se lo toma más en serio que tú y quieren llegar a la “perfección”. 
  • Buah, pues buena suerte con eso…

Lo que viene ahora es más de perfeccionamiento. Está incluido en esta guía con el objetivo de que sea más completa y que nuestro venerado lector la tenga ya que siempre se merece lo mejor, como cuando va a un restaurante y quiere comida bien preparada, nutritiva y rica, además de cubiertos, a ser posible limpios.

En pocos materiales encontrarás el vocabulario con este símbolo “¬” o “ ̄”, lo que está indicando es que el tono de esa palabra baja o se sostiene a partir de una sílaba. Por ejemplo, la pronunciación de お母さん (おか¬あさん) cae entre las sílabas か y あ. Otro ejemplo más ilustrador puede ser はじ¬めて (por primera vez) y はじめま¬す (empezar). Se trata del mismo verbo. En el primer ejemplo está en forma -て, mientras que en el segundo, forma -ます. Por el momento diremos que simplemente se trata de dos formas verbales. Queremos llamar tu atención sobre el hecho de que tienen una pronunciación ligeramente diferente. 

Otro ejemplo puede verse con じてんしゃ ̄ y じて¬んしゃ. Se trata de la misma palabra, “bicicleta”, pero pueden pronunciarse de ambas maneras sin que exista una diferencia sustancial entre ambas. No obstante, si quieres pulir tu habilidad oral en coreano, esto es algo a tener en cuenta. 

Contenidos de japonés B1.1.

Contenidos de japonés B1.2.

Tipos de materiales y recursos

Obras de referencia y consulta

Diccionario de gramática

Existen algunas obras que conviene tener a mano para consultar de vez en cuando. En esta categoría estarían, por ejemplo, los diccionarios. La mayoría estamos familiarizados con los diccionarios de vocabulario, pero también existen los diccionarios de gramática. Para estudiar japonés hay algunos muy buenos que te podemos recomendar para tenerlos a mano. 

A Handbook of Japanese Grammar Patterns

A Dictionary of Basic Japanese Grammar

Este es el primer volumen de una serie de tres diccionarios: Básico, intermedio y avanzado. La principal utilidad de estos es que cuando tengas dudas sobre algún aspecto gramatical, puedes ir a uno de estos diccionarios y buscarla. Cada una de las diferentes entradas se corresponde con un uso. Por ejemplo, necesitas repasar los usos de ~ばかり, o estás leyendo algún texto y de repente ves ~そう de una forma que no terminas de entender bien; en estas situaciones un diccionario de gramática es tu amigo. 

Antes de lanzarte a comprar uno, puede ser buena idea tener en cuenta de antemano cómo funciona cada uno ya que pueden seguir criterios diferentes para organizar tanta cantidad de información.  ~よう, ~ように. Por ejemplo, ¿la expresión ~ように la incluyes en la entrada del sufijo ~よう? Si me interesan aclarar las reglas de uso de ~には, ¿voy a la entrada de la partícula に o la de は? Diferentes materiales pueden tener diferentes criterios de organización del contenido. Sin embargo, esto es un problema menor realmente porque simplemente en cuanto empieces a utilizarlo te irás haciendo al material.

Recuerda que la ordenación sigue siendo la de un diccionario, de manera que las entradas están ordenadas alfabéticamente. Ahora bien, el orden del alfabeto latino que tenemos en español no es el mismo con el que has estudiado el hiragana. Recordamos que el orden normal de las vocales en español es a, e, i, o, u, mientras que en japonés es あ, い, う, え, お, la siguiente fila se forma con las vocales y la consonante k: か, き, く, け, こ, etc. Así, la búsqueda se hace siguiendo el orden de la tabla estándar de hiragana. 

Escritos en español también hay fantásticos libros para estudiar gramática. Por ahora, posiblemente la gramática más completa escrita en español es Gramática de uso de la lengua japonesa. Otro de los mejores es el Koi, manual básico de japonés, aunque no incluye solo gramática, sino que se presenta más como un manual integrado que cubre desde los inicios hasta funciones de lengua de varios niveles.

Diccionario léxico – Jisho

Por supuesto existen numerosos diccionarios en papel siguiendo el formato clásico tipo japonés – español; español – japonés. No obstante, aunque sea un amante del papel, no podemos sino recomendar fuertemente el uso de un diccionario online. Entre los estudiantes de japonés muchos estudiantes utilizan www.jisho.org. No es ningún descubrimiento, pero si estás empezando es normal que no lo conozcas. Como curiosidad, la palabra jisho significa literalmente “diccionario”. 

¿Cómo utilizar Jisho para sacarle todo el partido?

La búsqueda de palabras es bastante intuitiva y desde que entres en la página será lo primero que verás. Puedes elegir introducir la palabra en inglés, kana (hiragana o katakana), kanji, así como romaji. 

Buscar vocabulario por kanji

Esta función es una maravilla. Por ejemplo, en una palabra como 学校 hay dos kanji, pero si solo conoces 学ぶ (まなぶ), o sabes que este kanji también está en otra palabra que también conoces, como 学生 (がくせい), puedes buscar el kanji, hacer click a la derecha donde te aparece el mismo para ir a los detalles, donde puedes ver cómo se escribe, sus lecturas y también buscar palabras que empiezan por dicho kanji, así como las que terminan con él. 

Esto significa que cuantos más kanji conozcas, más fácil te resultará encontrar las palabras nuevas que encuentres porque conocerás también la lectura de más caracteres. 

Oraciones de ejemplo

Al buscar una palabra o kanji nuevos, especialmente si estás escribiendo una redacción, es muy útil tener oraciones de ejemplo para ver cómo se utiliza en una estructura para obtener ideas de oraciones que puedes imitar, aprender vocabulario nuevo, etc. Algunas veces serán oraciones extrañas o complicadas porque se trata de un corpus extenso con ejemplos sacados de fuentes originales, pero de entre todos los ejemplos siempre puede haber uno útil.

Búsqueda por radicales

Conoces qué kanji quieres buscar, pero no sabes cómo se pronuncia. Estarás en esta situación más de una vez a lo largo de tu aprendizaje, pero no tiene por qué ser dolorosa. Una buena forma de buscar puede ser por radicales. Esto mejorará tu japonés al mismo tiempo porque profundizarás en la composición de cada kanji. La búsqueda por radicales, al principio árida y difícil, se irá suavizando poco a poco.

Dibujar el kanji

Con esta función se puede dibujar un kanji para hacer la búsqueda. No creemos que sea tan útil como la anterior porque no suele reconocer el caracter, pero quizás alguien con mejores capacidades para el dibujo consiga sacarle mayor partido.

Diccionario japonés – español, español – japonés

Para obtener resultados en español, te podemos recomendar el diccionario de Japonés online. El primer diccionario que hemos comentado, Jisho, tiene más funciones, pero en algunas ocasiones obtener un resultado en español te dará ideas y también sinónimos que te pueden ayudar a comprender mejor el significado de una palabra. 

Reconocimiento y traducción con captura de imagen

De todo lo que hemos mencionado, se trata de la función más rápida y sencilla. Simplemente pasando la cámara por encima del kanji que se quiere encontrar o la oración para traducir, obtendrás una traducción automática. 

La aplicación más utilizada es Google Lens. Está disponible tanto para iOS como para Android y para funcionar con facilidad, es una gran opción. 

Traductores

Sabemos que algunos de vosotros utilizáis traductores para la función de un diccionario, aunque no diremos nombres. Los traductores tipo Google Translate o DeepL son recursos útiles, tienen el objetivo de traducir y algunos cumplen estupendamente con su papel. Ahora bien, cuando buscas vocabulario no solo necesitas una traducción, sino que es más importante ver las posibilidades de significado que tiene una palabra, ejemplos de oraciones en las que se utiliza y en el caso del japonés, su kanji.

A la larga, el objetivo debe ser encontrar respuesta a tus propias preguntas y dudas. Al principio este enfoque puede parecer abrumador, pero realmente forma parte del proceso. ¿Qué ocurre cuando te encuentras con una persona o lugar especial? Lo recuerdas para toda la vida. Lo mismo pasa con los buenos materiales y recursos. Cuando das con algo que te ayuda a avanzar y mejorar, lo recordarás sin esfuerzo.

Libros de estudio

En esta categoría se pueden mencionar muchos ejemplos y títulos. Están los manuales clásicos de estudio que todos hemos utilizado en algún momento. Incluyen explicaciones gramaticales más ejercicios de diverso tipo. Típicamente para completar oraciones con algún elemento gramatical, así como otros que están más orientados a la escritura, la pronunciación o la lectura. 

Minna No Nihongo y Marugoto

En el mundo de la enseñanza en japonés lleva mucho tiempo utilizándose el Minna No Nihongo, el cual puedes haber encontrado ya en alguna de tus búsquedas de información. Otro de los que se utiliza mucho es el Marugoto, elaborado por la Fundación Japón para la enseñanza del japonés en países extranjeros. Ambos se utilizan principalmente para clases, especialmente el Marugoto, el cual no tiene explicaciones detalladas de los contenidos estudiados pues se entiende que estas te las facilita el profesorado. Este método es más comunicativo.

Por un lado, el Marugoto no te lo recomendamos para estudio autodidacta si este es tu plan. Sus actividades están frecuentemente orientadas hacia la práctica en grupo y con profesorado que haga de guía. Por otro lado, el MNN es más adecuado para estudio autodidacta. Su editorial 3A Corporation lleva muchos años publicando material de aprendizaje del japonés. El resultado es que hoy en día tienen muchos libros que cubren gran parte de lo que necesitarás estudiar y lo tendrás todo organizado en el mismo método.

Sus libros principales, llamados justamente 本冊 (ほんさつ – honsatsu), principal, se dividen en cuatro volúmenes: dos para el nivel elemental, o 初級 (しょきゅう – shokyuu) y dos para el intermedio o 中級 (ちゅうきゅう – chukyuu). Además de estos tienen libros complementarios con las explicaciones de gramática, ejercicios extra, libro de kanji, de escritura, lectura, audio, etc. Al estar todo basado en el mismo método, no tendrás que preocuparte demasiado por posibles problemas de incompatibilidad o desfase en la programación de los contenidos. 

Sin embargo, el mundo no se acaba aquí, también existen muchas otras opciones de materiales para estudiar contenidos específicos. Por ejemplo, en algún momento consideras que necesitas mejorar tu escritura y necesitas métodos que te ayuden o te interesa más mejorar tu audición porque ha pasado mucho tiempo desde que la has practicado en serio. 

Hay algunos materiales interesantes como A Guide to Useful Japanese Sentence Patterns. Con este libro se trata de comprender mejor las estructuras a través de la comparación con otras que puedan tener un significado similar. En este sentido, para utilizar este tipo de material es recomendable haber estudiado todas las estructuras previamente o al menos un gran número de ellas ya que se trata más bien de un material de perfeccionamiento.

También está el Oshaberi no Tane o el Shadowing: Let’s Master Conversational Japanese. Ambos sirven para practicar y mejorar la habilidad conversacional en japonés a través de diálogos, grabaciones y mucha práctica. 

No podíamos dejarnos el gran Tobira, un libro casi único, pero muy recomendable. Este libro tiene un poco de todo: Lectura, conversación, vocabulario, gramática, kanji, comprensión auditiva, materiales multimedia y ejercicios. Los materiales de este método tienen una calidad notable porque todo está bien fundamentado y mantiene una buena cohesión. El de nivel inicial es de publicación más reciente, mientras que el intermedio ha ganado más reconocimiento a lo largo de los años. 

Libros para mejorar la lectura

Muchos estudiantes buscan cuentos infantiles adaptados para empezar a leer textos en versión original. Una serie conocida es Japanese Graded Readers, la cual se divide en muchos niveles, por lo que tienes bastante donde encontrar. Otra similar a esta es Nihongo Tadoku Books, también de uso habitual. Por supuesto existen más tipos, series, editoriales, etc. En esta categoría están los Naze? Doushite?, con lecturas de primaria en Japón. 

¿Recuerdas la editorial 3A Corporation del Minna No Nihongo? Tiene algunos libros de esta categoría que puedes utilizar después de los anteriores. Por ejemplo está la célebre Miller-san, novela corta y preparada para estudiantes de japonés: Nihongo No Tane

Lectura para niveles N5 y N4 (Aproximadamente A2.1 – A2/B1): Enjoy the Story!

Otro tipo de libros para mejorar la lectura son los que contienen temas un poco más del día a día, pero adaptados para estudiantes con ejercicios y contenido un poco más guiado por el vocabulario que utilizan, así como las estructuras. Este es el caso de Nihongo Yomikako No Tane, el cual combina lectura y escritura, o las novelas de Miller-san, ambas de la editorial 3A Corporation y pensadas para ser utilizadas en combinación con el MNN. 

Pasando más al nivel intermedio, están, por ejemplo, las historias cortas Nihongo Short Stories. El objetivo de este tipo es más bien el disfrute y la relajación. Es decir, una pequeña historia que puedes leer con el café y dejarte una buena sensación. Como tomar café con una galletita de canela. No tienen ejercicios, de manera que pueden ser una buena propuesta para disfrutar simplemente de lo que ya se ha aprendido. 

Más abajo te dejamos recomendaciones para niveles más avanzados. 

Libros para mejorar la audición

¿Para la audición es realmente necesario un libro? Son una buena recomendación para obtener unos materiales guiados con los que asegurarte de que puedes entenderlo todo y al detalle. Existen libros como el Listening Training para escuchar textos auditivos y resolver ejercicios de comprensión. 

Por otro lado, también muchos materiales de vocabulario o gramática, incluyen sus contenidos en audio. Así, puedes encontrar materiales de vocabulario con las palabras grabadas o también de gramática. Lo más frecuente es que en este caso utilicen la palabra o estructura seguida de un ejemplo.

Libros para mejorar la escritura

La mejora de la escritura suele estar ligada a la mejora de la lectura porque el resultado ayuda mucho a desarrollar ambas competencias, especialmente en el caso de la escritura pues es una parte de expresión, lo cual significa que es necesario ser creativo y tener imaginación. La parte de lectura normalmente provee el contexto en el cual apoyarse para que la escritura resulte en una labor más asequible con mejores resultados. 

Un ejemplo de este material son los Nihongo no Bunkei to Hyogen. Los cuales te recomendamos cuando te encuentras en un estadio intermedio de aprendizaje. También existe este tipo de materiales para nivel más avanzado, por ejemplo el Nihongo Bunpo Enshu

Libros para aprender kanji

Los libros más habituales en este caso son los que enseñan cada kanji con su significado, lecturas junto a una cuadrícula para repetir el kanji varias veces. 

En esta categoría está, por ejemplo, el Basic Kanji Book, bastante utilizado. Otro libro similar a este es el Practical Kanji. Ambos tienen ejercicios en el libro principal, así como cuadernillos a parte para tener más ejercicios. En ambos casos se trata de materiales funcionales que tienen una cantidad de caracteres con sus lecturas por unidad, ejemplos y una cuadrícula pensada para escribir correctamente cada kanji. 

Luego tenemos también el Kanji in Context, el cual contiene 2136 kanji ordenados por complejidad y nivel del estudiante. Además, cada kanji tiene bastante vocabulario en el que se utiliza el carácter en cuestión. El vocabulario más importante o utilizado está marcado en otro color para que el estudiante pueda darle prioridad y también suma un valor de 9500 palabras a este libro. 

En este caso no hay una cuadrícula para practicar los caracteres mientras estudias, sino que puedes tener un material a parte, como un pequeño cuaderno u hojas preparadas para la escritura de caracteres con las que practicar cada carácter. Este método, Kanji in Context, tiene, además dos cuadernos de ejercicios: Workbook 1 y Workbook 2. Los ejercicios no son muy extensos, por lo que no creemos que se trate de algo completamente necesario para utilizar este método.

Tanto para kanji como hiragana y katakana, es frecuente encontrar recursos y estrategias que utilizan reglas mnemotécnicas para facilitar la memorización. Este es el caso, por ejemplo, del libro Kanji Look and Learn. Este método presenta, junto a los kanji, un dibujo relacionado con cada kanji. Tiene 512 kanji con reglas y un cuaderno de ejercicios. 

Otro que está en esta categoría es el Kanji para recordar, de tres volúmenes. Los caracteres se presentan con una pequeña historia para aclarar su significado y facilitar que se puedan recordar todos. En este caso, las historias para recordar los caracteres no están exactamente relacionadas con el significado que da origen al kanji. Es decir, algunas son creadas a propósito para recordar ese kanji en base a su forma.

Tipología de materiales

No todos los materiales son iguales y tienen objetivos distintos, así como están fundamentados en teorías lingüísticas diferentes. A lo mejor no te interesa tanto esta parte, pero no nos vamos a meter mucho en cada teoría, tampoco precisos con la terminología, sino que vamos a dar una definición general para que luego puedas crear tus propios apuntes y metodología de estudio.

Tradicionales

Los métodos más tradicionales se basan en la repetición. Desde hace unos años se ha puesto mucho de moda la repetición espaciada para interiorizar estructuras y vocabulario. Para seguir este tipo de métodos es importante el hábito ya que se sigue un esquema cuyo objetivo es automatizar las respuestas del estudiante. El contenido se estructura en drills para facilitar el estudio del contenido. Este método es útil para la gente que tiene vidas agitadas y puede encontrar ratitos en los que estudiar unos minutos: Viaje en metro, esperar al que llega tarde, momentos de hacer ejercicio, salir a pasear al perro, etc.

Normalmente se apoya en el hecho de tener una lengua puente a la que traducir los contenidos. En este sentido, una de las tareas que se pueden encontrar en este tipo de contenidos es la traducción de oraciones. Algunos aspectos positivos de este planteamiento es que se puede aplicar fácilmente ya que pocas veces necesitarás algo más que papel y lápiz.

Comunicativo

Por otro lado, otro de los planteamientos que gozan de extensión en el mundo de los idiomas es el comunicativo. Es decir, no se trata de aprender normas y reglas para conocer bien la lengua, sino que se plantea adquirir la capacidad de “lograr la comunicación”. Aunque el hablante no formule oraciones correctas, si hace llegar su mensaje, ha conseguido cumplir con el método.

El método comunicativo no consiste en obviar la gramática y permitir al estudiante saltarse esta parte. Más bien su propósito es que el estudiante aprenda las reglas a través del uso. Normalmente se enseña una estructura, se practica y luego se estudian las reglas que rigen su uso. Para seguir este método te recomendamos tener un profesor que te pueda guiar.

Combinación de los anteriores

Lo más habitual es encontrar una combinación en las aulas de ambas. Aquí también merece la pena mencionar los enfoques por tareas. Estas se centran en el significado y la idea es tener varias tareas intermedias que te llevan hacia una tarea final. Por ejemplo, al inicio de la unidad tienes un texto que te da un input en forma de texto o audio. Del mismo se extraen vocabulario y gramática que se van a trabajar. Las tareas intermedias consisten en completar oraciones, elegir la opción correcta, etc. Poco a poco se obtiene todo lo necesario para luego unirlo y escribir un texto final, una presentación oral, historia o conversación. Es decir, producir un output

Acceso a fuentes originales y adaptadas

Esto te recomendamos hacerlo desde que hayas terminado aproximadamente el A1. Esto también depende de cuál sea tu enfoque con el idioma y mentalidad para no agobiarte pensando que debes entenderlo todo. 

NHK Easy News

Este recurso es muy popular pues es bastante único para aprender japonés. Básicamente, la cadena pública de Japón NHK (Nippon Hōsō Kyōkai) tiene una página en la que simplifica noticias de Japón con estructuras simples y enlace hacia una definición clicando en la palabra cuando puede ser un poco más difícil. Cuando no tiene la definición, siempre tendrá el furigana, de manera que no te será difícil ir a Jisho y buscar la definición. ¡Formación e información en el mismo lugar!

Redes sociales

Las redes sociales que te permiten acceder a contenido publicado en tiempo real como Twitter son una buena manera de estudiar japonés. Aquí tienes acceso a todo tipo de contenido, desde personas con cuenta individual que escriben en japonés coloquial, hasta mensajes más profesionales y cuidados de empresas. 

Blogs y revistas

Hay muchas personas que escriben sobre diferentes temas y a veces incluso se pueden encontrar algunos escritos en dos idiomas, principalmente japonés e inglés. Encontrarás un japonés del día a día con vocabulario de uso frecuente y sencillo, lo cual viene muy bien a los estudiantes. Si además puedes encontrar uno que escriba sobre tus intereses, ¡qué más se puede pedir!

Otra revista como Hiragana Times también ofrece artículos de acceso gratuito con versión bilingüe y furigana. Tiene temas variados encontrarás información actual, así como otros que son más antiguos. Además de online, también tiene una versión impresa.

Pódcast

Desde su aparición, los podcast han venido muy bien a los estudiantes de otros idiomas porque ofrecen una fuente de estudio cómoda, frecuentemente gratuita y con muchas opciones en cuanto a temas, niveles, etc. Hay para todos los gustos, así que te recomendamos ir probando en plataformas como Apple Podcast o Spotify

Youtube, Netflix, Amazon

¿Sabías que hay canales en Youtube que emiten continuamente noticias de Japón? También se pueden encontrar cadenas de televisión que suben programas enteros o capítulos de series. Por supuesto también están los canales que enseñan japonés o youtubers japoneses con los que aprender también sobre cocina, go, shogi, cómo es la vida en Japón, videojuegos, etc. 

Por supuesto, Netflix se ha popularizado mucho en el aprendizaje de idiomas porque tiene la opción de poner subtítulos y se trata de un contenido más ameno que no se asocia tanto con el estudio, sino con el ocio. No obstante, es de pago y muchos de los contenidos está geolocalizado de manera que no podrás acceder a todo el catálogo a no ser que utilices alguna VPN o algo así.

Otra plataforma para ver series o películas en versión original es Rakuten Viki, mucho de su contenido es gratuito, otro es de pago, pero destaca por ofrecer todo el contenido original con opción a poner varios subtítulos. Eso sí, no encontrarás mucho anime. Sus categorías son más bien dramas románticos, acción, horror, misterio, etc.

Libros, novelas, cuentos, manga

Los cuentos originales en versión adaptada son muy populares y útiles ya que puedes leer historias amenas de fácil lectura que, además, pueden ser relevantes desde el punto de vista cultural pues muchos están arraigados en la cultura. Tal es el caso de Momotaro o el Tanabata, conocer estas historias te apoyará igualmente ya que conocer la lengua también es conocer la cultura. 

Si eres más aventurero, hay ediciones tanto en bilingüe como originales, que ofrecen un excelente material de estudio y aprendizaje. 

Están, por ejemplo, los libros de Read Real Japanese están en versión bilingüe japonés – inglés, los cuales contienen textos originales con explicaciones para ayudarte a entender las partes más difíciles: Read Real Japanese Fiction y Read Real Japanese Essays. El primero contiene historias cortas de ficción, mientras que el segundo, ensayos también cortos. Otra opción en esta misma línea es Short Stories in Japanese de la editorial Penguin. Estos textos facilitan enormemente el acceso a textos literarios originales creando un paso intermedio entre el estudio y la lectura de una novela o cuento en versión original.

Con las novelas o cuentos hay mucha variedad y encontrarás de todo tipo. Puedes encontrar material original que no requiera un nivel avanzado, pues hay algunas que pueden leerse en nivel intermedio. En cualquier caso, te recomendamos encontrar las que tengan furigana, pues te ahorrará mucho tiempo de búsqueda de vocabulario.

Hay ejemplos muy conocidos como Kimi No Na Wa o Tokyo Blues, que te pueden motivar a continuar leyendo y aprendiendo. ¡Quizás el motivo por el que has empezado a aprender sea para leer precisamente alguna de estas novelas o ver alguna película o anime sin subtítulos! Probablemente en la primera lectura no seas capaz de entenderlo todo, pero dale tiempo, haz una segunda lectura, vuelve a leer los pasajes que más te gustaron después de un tiempo, etc. 

¿Qué decir del manga? Todo el mundo tiene uno preferido y existen recomendaciones para todos los gustos y edades. Lo bueno de este tipo de lectura es que tienen diálogos cortos con apoyo de la imagen, lo cual los hace más entretenidos que los típicos materiales de estudio.

Eso sí, mucho manga y anime utiliza onomatopeyas, vocabulario creado para la historia, además de un registro de lengua que puede ser muy coloquial. Si en algún momento has intentado leer japonés coloquial, sabes los dolores de cabeza que te puede dar. Es decir, no cualquier manga, por ser manga, va a ser más fácil. 

Aplicaciones y páginas web

Japanese IO

Si estás leyendo un texto complicado para tu nivel, con esta página tienes la posibilidad de copiar el texto en la página para acceder a una definición. Todas las palabras se guardan automáticamente en un listado para revisarlas luego.

Tiene una extensión que accede a la página web que estás leyendo para igualmente encontrar la definición del vocabulario y que se guarde automáticamente en la lista para su consulta posterior. Estas son solo algunas de sus funciones, accede a la página para descubrirlas todas.

Wanikani

Se trata de una página bastante popular en el mundo inglés especialmente y nada más entrar a la página web te promete aprender 2000 kanji y 6000 palabras en un año. Se trata de una opción de pago y se encarga de organizar el contenido, establecer el programa, de manera que el estudiante solo tiene que centrarse en aprender. 

Inteligencia artificial

Utilizar ChatGPT u otras IA como asistente de conversación es una idea con la que practicar tu escritura. Es posible hacerlo durante largos períodos y sobre prácticamente cualquier tema que pueda interesarte pues la IA es muy sabida y tiene información potencialmente sobre cualquier cosa. 

Certificaciones y exámenes

La cuestión de las certificaciones es muy habitual en el mundo de los idiomas. Con ellas se puede demostrar por adelantado el dominio que se tiene de un idioma. Normalmente las más solicitadas son las que están oficialmente reconocidas por alguna entidad oficial, aunque también existen otras que también pueden ser de utilidad. Aquí hablaremos de ambos tipos para que elijas el que más se adapte a tus objetivos y necesidades.

¿Cuándo es recomendable presentarse a un examen? En la respuesta a esta pregunta intervienen diferentes factores. Por un lado, hay estudiantes que tienen interés en avanzar poco a poco, por lo que se van marcando cada nivel como un objetivo, así como estudiantes que esperan a tener un nivel alto para presentarse. Dado que en España hay dos convocatorias anuales, si vas nivel a nivel, lo más rápido son dos años y medio en el caso del Noken.

Noken

Se trata del examen más extendido. Su nombre es el acrónimo de Nihongo Nōryoku Shiken (日本語能力試験), literalmente “examen de habilidad en japonés”. También se conoce por sus siglas en inglés: JLPT, Japanese Language Proficiency Test. En todo el mundo se organiza por la Fundación Japón y dispone de diferentes fechas en todo el mundo. 

Niveles del Noken

Consta de cinco niveles en total: N5, N4, N3, N2, N1, ordenados de menor a mayor. Es decir, el más básico es el N5, mientras que el más avanzado es el N1. En Europa se sigue generalmente el sistema del MCER, por el cual se establecen seis niveles: A1, A2, B1, B2, C1 y C2. Esto significa que los niveles del Noken abarcan, por lo general, un contenido más amplio por nivel. Sin embargo, hay algunas personas para quienes el N1 no es exactamente equivalente al C2. 

Estructura

El examen no tiene en ninguno de los niveles, una evaluación de la expresión. Es decir, un estudiante no tendrá que escribir ni hablar durante la prueba. Esto no significa que resulte más fácil porque se valen de otros mecanismos para ver si el estudiante realmente conoce la lengua. 

En el mes de escritura de este artículo, mayo de 2024, los candidatos pueden matricularse al Noken en cuatro ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Valencia y Granada. Otras sedes son Santiago de Compostela y Las Palmas de Gran Canaria, si bien no cuentan con convocatorias actualmente. No obstante, las fechas siempre son el primer domingo de julio y diciembre. Estas fechas son internacionales.  

Disponemos de otra página en la que hablamos más de la prueba: Preparación del examen Noken. En la misma página ofrecemos ejemplos de exámenes y otros recursos, como nuestro curso autodidacta.

Material oficial

Lo cierto es que en esta parte los estudiantes se encuentran normalmente un poco perdidos porque no existe una guía oficial. Es decir, no se puede encontrar información pública y oficial acerca de los contenidos que entran en cada nivel. Las guías y materiales preparatorios que se pueden encontrar están elaborados por profesionales que se basan en exámenes anteriores haciendo una estimación de lo que sale en cada nivel. En nuestra página web hacemos una recomendación de los libros que se suelen recomendar.

Kanken

Esta prueba es menos conocida que la anterior. Se trata de una prueba para medir la aptitud en kanji. Su nombre en japonés es 日本漢字能力検定試験 (nihon kanji nōryoku kentei shiken). Aquí los estudiantes sí tendrán que escribir, aunque no textos, sino los propios caracteres. Así, lo que evalúa es la capacidad para escribir y leer kanji. En total tiene 12 niveles con diferentes tipos de ejercicios. Se numeran del 10 al 1 con los niveles 1 y 2 divididos en dos cada uno. 

Los estudiantes deben tener un porcentaje de entre un 70 – 80% para aprobar en cualquiera de los niveles, por lo que se trata de una prueba exigente. 

Normalmente suele decirse que a partir del nivel 2 la prueba es complicada incluso para un japonés nativo. Se trata de un examen que no suele ser habitual entre los estudiantes. Es duro. 

En Madrid puede hacerse en el Colegio Japonés

NAT-TEST

Esta prueba es grosso modo muy similar al Noken. También tienen cinco niveles, los cuales equivalen a los del Noken, aunque es un poco más explícita en detallar los contenidos que se incluyen en cada nivel. Dado que según los organizadores existe una equivalencia entre ambos exámenes, también puede utilizarse la información del NAT-TEST para tener una guía de lo que se examina en el Noken. 

Actualmente no se puede realizar en España, pero la incluimos como información de otras pruebas de japonés.

Más información en la página web

JPT

Esta es otra prueba que incluimos por estar reconocida por el Ministerio de Inmigración japonés. Una de sus ventajas es que se ofrece doce veces al año, si bien no todos los países disponen de todas las fechas. No puede realizarse en España. ¿Y qué quieres que hagamos? Puedes cuadrar las fechas de un viaje con las del examen y obtener el certificado para entrar a una educación japonesa. 

Consulta su página web para obtener más información. 

BJT

Sus siglas significan Business Japanese Proficiency. De los que hemos mencionado anteriormente, este se diferencia en que se orienta a profesionales. Si quieres obtener un visado para Japón, una buena puntuación puede darte puntos. 

¡Este sí se puede hacer en España! La cosa es que es online, así que realmente puede hacerse desde cualquier parte del mundo. Se trata de una certificación muy útil si quieres encontrar un futuro profesional en Japón. Además, su nivel máximo, el J1+ es un C2+. Al poner el foco de atención en la habilidad del candidato para comunicarse en situaciones de negocios, la obtención de este examen puede demostrar un gran conocimiento del japonés. Solo piensa en la cantidad de habilidades que intervienen en estas situaciones: Preguntar sobre un producto, escribir un informe, rechazar educadamente una proposición, etc.

A continuación puedes encontrar más información en su página web

Certificados de Mitoyo

Cuando un estudiante termina un nivel con nosotros, al final puede obtener un certificado para su nivel. Este no es oficial, pero nuestros estudiantes lo utilizan habitualmente para mostrar méritos con el objetivo de obtener una beca, entrar en un programa o mejorar su currículum. 

 

Conclusión

Sea cual sea tu nivel o el momento de aprendizaje en el que te encuentras, te recomendamos mantener la motivación para seguir avanzando sin olvidar que el idioma tiene como objetivo la comunicación, de manera que es importante estudiar, hacer los ejercicios, pero no es buena idea dejar de lado la realidad del idioma y es una buena práctica mantenerse cercano a fuentes originales. Algo también habitual es saltar con frecuencia entre materiales, lo cual da como resultado un aprendizaje pobre pues para que un método dé sus frutos se necesita tiempo.

El japonés es una lengua que da muchas satisfacciones cuando se aprende. Normalmente su cultura suele causar fascinación y acceder a ella a través de la lengua permite llegar a más profundidad. Comprender la lengua también da una perspectiva nueva sobre la forma de pensar y comunicarse de los japoneses pues su comportamiento ha dejado una fuerte impronta en el idioma con numerosas fórmulas de saludo, despedida, etc. Además, comprender el nivel de formalidad para una situación concreta es una de las características de un hablante competente de japonés.

Como has podido ver durante la guía, el japonés tiene muchas capas a las que dedicarle atención, ten por seguro que nunca te aburrirás y siempre tendrás un nuevo reto u objetivo. Probablemente, lo más duro de todo el camino esté en la banda de intermedio, cuando se hace más difícil sentir el avance porque los niveles tienden a hacerse más largos. Mientras que en los primeros todo es nuevo y hay un camino claramente progresivo, a partir del intermedio se trata de profundizar en lo que ya has aprendido, de manera que se pierde un poco esa sensación de novedad. 

頑張ってください! 

 

Para estudiar con Mitoyo: Aprender japonés, Curso de japonés en Madrid, Curso de japonés online, Aprender japonés con vídeos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post relacionados

japonés

Estudiar japonés: Consejos y recursos

Contadores en chino

Contadores en chino

comparativo coreano

Comparativo coreano