29 de enero de 2019 por MitoyoMitoyo

Qué no te puedes perder en un viaje a Tokio.

Actualmente la capital de Japón es la ciudad más poblada del mundo y, aun así, recibe anualmente miles de visitantes dispuestos a disfrutar de ella. Ya sea por su gastronomía, sus artes, desde el teatro hasta el arreglo floral, o el anime, Tokio tiene mucho que ofrecer a todos los turistas que llegan diariamente. Para hacernos una idea, necesitarás al menos una semana para tener una primera impresión de Tokio: Un día para llegar, dos para maravillarte, tres para recorrer sus calles, cuatro para enamorarte, cinco para sentirte un tokiota más, seis para llorar la despedida y siete para llegar a casa.

En la guía de lugares que visitar de la guía que te proponemos hay tanto reclamos turísticos que tienen que ver con la cultura tradicional como otros que tienen que ver con la cultura moderna. Está claro lo que dicen tanto sobre Japón, es el lugar donde lo tradicional convive con la vanguardia.

Bien, ¿qué hay que saber de Tokio antes de visitarla? Antes de nada, Tokio está dividida en dos partes principales: las islas y la zona de la isla principal de Honshu. La parte más importante es la situada en Honshu. Dentro de esta zona, que ocupa una grandísima extensión, hay una parte dividida en algunos barrios o áreas que constituye el centro urbano de Tokio. Estas áreas no necesariamente tienen que coincidir con divisiones políticas dentro de la ciudad.

¡Estas son solo algunas de nuestras recomendaciones!

Akihabara

Si te apasiona el mundo electrónico con toda su variedad de productos, sin duda Akihabara no te dejará indiferente. Esto no significa que sea una zona solo para tiendas y de compras. Akihabara también es conocida por ser el refugio de la cultura otaku. Con todo, nada evitará que te puedas encontrar con un templo de casi 1300 años de antigüedad o un centro comercial de artesanos bajo las vías del tren:

  • 2k540 AKI-OKA Artisan. A pesar de su localización a cinco minutos a pie de la estación Akihabara, en esta especie de centro comercial dedicado a la artesanía. Un refugio si queremos salir de tanto bullicio electrónico.
  • Los maid café (メイドカフェ). Hijos predilectos del movimiento otaku del propio Akihabara, los maid café o café de sirvientas se han hecho muy populares en estos últimos años. Sin duda, ir a un maid café es de las cosas más peculiares que podemos hacer en Japón. Las camareras, sí, la mayoría son mujeres, van disfrazadas como si las acabara de crear un mangaka basándose en la vestimenta francesa para las sirvientas.
  • Templo Kanda Myojin: Entre tanto lío bizarro y sorprendente, no pienses que has pasado a otra dimensión cuando te encuentres este templo sintoísta de casi 1300.
  • Merchandising. Si no quieres irte de Japón sin tu figurita o artículo originales, en Akihabara podrás encontrarlos sin duda. ¿Qué es lo que quieres comprar? Aquí lo conseguirás.

Ikebukuro

Si Akihabara es un lugar emblemático de Japón que tienes que visitar, Ikebukuro también debe estar en tu lista. Sobre todo si durante tu estancia puedes coincidir con uno de los numerosos eventos y exposiciones sobre arte que se celebran durante todo el año en Ikebukuro. Algo interesantísimo de esta zona es que se puede encontrar el “Akihabara para chicas” en la calle Otome. Para los conocedores del manga y el anime, esto puede resultar algo sorprendente y como no podía ser de otra manera, hay maid cafés en los que los sirvientes son ellos.

  • Sky Circus Sunshine 60 Observatory. Aproximadamente a unos 8 minutos de la estación JR Ikebukuro o a 3 minutos de la Higashi-Ikebukuro, este observatorio de 251 ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad. Pero no solo eso, sino que también cuenta con actividades entre las que podemos encontrar desde ilusiones ópticas hasta recreaciones con tecnología de realidad virtual de vanguardia.
  • Sunshine Aquarium. Situado a 5 minutos a pie de la Estación Higashi-Ikebukuro, este acuario parece sacado de un sueño futurista. Podrás ver cientos de especies diferentes en entornos sorprendentes. Por ejemplo, ¿habías visto antes unos pingüinos sobrevolando la ciudad? Esta es una de las sensaciones que te ofrece el Sunshine acuarium.
  • Teatro Metropolitano de Tokio. Si te interesa la música o el baile, no puedes perderte la oportunidad de curiosear en el programa del metropolitano de Tokio. En él disfrutarás de las mejores orquestas sinfónicas y espectáculos de danza de Japón.
  • Compras y gastronomía. Visita la Sunshine City para realizar tus compras o la Namjatown para disfrutar de un parque temático creado por la compañía de videojuegos Namco, pero no te olvides de pasar por Gyoza Stadium para probar algunas de sus más de 100 tipos de gyoza disponibles.

Ueno

Los amantes de la cultura no pueden perderse la oportunidad de pasar por Ueno para visitar varios museos, galerías de arte y simplemente disfrutar de los cerezos en un paseo por el parque. A parte de los planes que te indicamos aquí, hay otros museos y atracciones que también valen la pena. ¡No te los pierdas!

  • El Museo Nacional de Ciencia y Naturaleza. El objetivo de este museo es demostrar que la coexistencia entre los humanos y la naturaleza es posible. A través de sus exposiciones podremos explorar desde la cultura tradicional de Japón con su clima y geografía hasta experimentar con la luz y el electromagnetismo.
  • El Museo Nacional del Arte Occidental. Como su nombre indica, en este museo podremos admirar pinturas de grandes pintores occidentales como Cézanne, Delacroix, El Greco, etc. Por si fuera poco, el edificio principal fue diseñado por Le Corbusier.
  • El Museo Nacional de Tokio. Como contraste con el anterior, en el museo nacional se podrán tesoros históricos como espadas samurái, máscaras kabuki y otros artículos que incluyen el arte budista además de arte procedente de China, India y otras partes de Asia.
  • Parque de Ueno. Si tienes la oportunidad de visitar Tokio a finales de marzo, no puedes perderte la oportunidad de visitar este parque para admirar la floración de sus cerezos.

Shinjuku

Shinjuku es una de las zonas más importantes de Tokio ya que en ella se puede encontrar el centro administrativo de la ciudad con el edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio como símbolo. Es perfecto para salir de compras y pasear por sus terrazas para luego descansar en el Parque de Shinjuku, el inmenso parque que hará tus delicias con solo pasear por él.

  • Jardines imperiales de Shinjuku. Antiguamente de uso privado, desde que se hizo público en 1949, este parque ha sido disfrutado diariamente como un remanso natural en el caos de la ciudad. Realmente, se trata de una combinación entre la tradición japonesa con una disposición francesa y un paisaje inglés. Hay que visitarlo para conocerlo.
  • Golden Gai. ¿Alguna vez has visto esas fotos de Japón en las que parecen haber solo neones en lo que parece ser un callejón? Si es que sí, probablemente haya sido tomada en este espacio a parte en medio de Shinjuku y repleto de bares en los que tomarse algo después de una dura jornada laboral. No vayas antes de las 9 de la noche.
  • Arquitectura. Visita el edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio para acceder a su terraza de 360º y ver la ciudad. Admira la arquitectura moderna con el MODE GAKUEN Cocoon Tower.
  • Shin-Okubo. En el barrio coreano de Tokio podrás comprar los magníficos productos de belleza de Corea o, si nos gusta la comida coreana, poder disfrutarla en el corazón de Tokio.

Shibuya

En este artículo no podíamos dejarnos por detrás el paso de cebra más famoso del mundo, una auténtica proeza en cuanto a la organización del tráfico. Sin embargo, el atractivo del barrio no se queda aquí y también podremos disfrutar de los cafés de moda además de comida gourmet sin dejarnos un riñón.

  • La estatua de Hachiko. El perro Hachiko se merece estar entre los más famosos de la historia ya que estuvo esperando en la estación de Shibuya a que apareciera su dueño incluso muchos años después de haber muerto.
  • Shibuya 109. Este emblemático centro comercial se ha convertido en símbolo de Shibuya. Sus tiendas están especialmente dedicadas al público femenino a la vanguardia de la moda.
  • La colina de los love hotels. En la zona de Dogenzaka encontraremos una concentración de love hotels, unos hoteles muy especiales cuyo servicio consiste en alquilar habitaciones por horas o para toda la noche. Solo para ver su decoración merece la pena ir a visitarlos.

Harajuku

La zona de Harajuku es especialmente conocida por ser un lugar de reunión típico de jóvenes. En ella, podremos encontrar muchas tiendas y lugares de ocio.

  • Calle Takeshita-dori. En esta conocida calle de Tokio es posible encontrar artículos de moda a un precio razonable y es visitada anualmente por todo tipo de personas. Desde japoneses procedentes de todo el país, hasta extranjeros que estén de paso. Eso sí, no podemos irnos sin comer una de las famosas crêpes de esta calle.
  • Parque Yoyogi y Templo Meiji. Ambos están situados uno al lado del otro y si los visitamos juntos obtendremos una experiencia completa. En Yoyogi podrás encontrar numerosas y variadas actividades ya que es un parque en el que se reúnen personas de diferentes estilos: Punks, practicantes de artes marciales, cosplayers… Mientras que en el Santuario Meiji es de obligada visita pues es el más importante de Tokio. Además, si tienes suerte, podrás ver una auténtica boda sintoísta.
  • Omotesando. Si te interesa la moda y las marcas de lujo, no puedes dejar de visitar el famoso Omotesando. Realmente se trata del vecindario más fashion de Tokio por lo que no está de más darse una vuelta por él.  En cualquier caso, por sus calles traseras podremos encontrar cafeterías y restaurantes modernos.

Ginza

De forma similar a Harajuku, Ginza es una zona comercial en la que se pueden encontrar marcas de moda vanguardista, lo que incluye la arquitectura. Solo por esta merece la pena darse un paseo por sus calles. En cualquier caso, también podrás encontrar cultura y, si queremos darnos un capricho, comer en sus restaurantes muchos de los cuales están presentes en la Guía Michelín. Te recomendamos visitarla un domingo, cuando sus calles se hacen peatonales.

  • Kabukiza. Esta maravilla se ha convertido en uno de los símbolos de Ginza. Aunque no estés interesado en las representaciones de Kabuki, solo merece la pena pasarse por delante para contemplar su fachada. Como curiosidad, si no dispones de dinero o solo quieres verlo por curiosidad, también tienes la oportunidad de pagar solo para ver un acto. También puedes pedir una audio-guía.
  • Yurakucho. Si te pilla en Ginza la hora de comer, o simplemente tienes ganas de comer, dirígete a la calle de Yurakucho para encontrar un sitio libre en el que comer.
  • Nikon, Sony, Canon. No es desconocido que Japón cuenta con algunas de las marcas de tecnología más conocidas en el mundo. Especialmente en Ginza podemos encontrar las sedes de Nikon, Sony y Canon para visitar algunas de sus exposiciones si nos apasiona la fotografía.

Asakusa/Sumida

Para visitar Asakusa y Sumida es probable que necesites planificarte bien ya que tiene bastantes actividades en las que puedes disfrutar.

  • Senso-ji. No puedes visitar Tokio y volver sin tu foto de la puerta Kaminarimon con la famosísima gran linterna roja en el centro. Aunque no te venga el lugar ahora a la cabeza, solo con ver una foto ya sabrás de qué lugar estamos hablando. Además, desde la puerta hasta el templo, encontraremos una gran cantidad de detalles y souvenirs.
  • Torre Tokyo Skytree. La Tokyo Skytree se ha convertido en uno de los símbolos por derecho propio de la ciudad y no es para menos. Desde lo alto de la torre de comunicaciones sin cables más alta del mundo, tendremos unas magníficas vistas de la ciudad al completo difícilmente igualables.
  • Río Sumidagawa. Disfrutar del Festival de fuegos artificiales, el más representativo de Japón, si nos pilla en la época o dar un tranquilo paseo en crucero fluvial.
  • Asakusa Hanayashiki. Si vas con niños en tu viaje, quizás te interese hacer una visitar al parque de atracciones operativo más viejo de Japón. Su aire antiguo nos devolverá a la década de 1950.

Odaiba

También Odaiba ofrece bastante entretenimiento para los turistas. Es una zona curiosa ya que está situada en el litoral de Tokio y cuenta con una playa artificial. Toda una tarde puede ser disfrutada en Odaiba y se ha hecho muy famosa entre las familias por la brisa marina además de sus puestas de sol.

  • Playa artificial de Odaiba. Esta playa es muy disfrutada por todos los tokiotas y puede ser un buen plan para relajarse y ver la puesta de sol. Si eres echas de menos la playa en Japón o simplemente tienes calor, ¡no dudes en darte un baño!
  • Gundam de DiverCity. A lo largo del tiempo, este Gundam se ha convertido en una atracción por derecho propio. Sin embargo, también podrás disfrutar de establecimientos de cocina más internacionales, una bolera o juegos arcade.
  • Oedo Onsen. Después de un duro día de compras y visitas, ¿qué puede haber mejor que relajarse en un baño típico japonés con agua caliente y un yukata sobre nuestros hombros?
  • Puente Rainbow. Hemos salido de compras, jugado, comido, relajado en un onsen… De vuelta al hotel solo falta darse un paseo contemplando la increíble iluminación de este puente por la noche a la vez que disfrutamos de la brisa marina y el camino tranquilo de los barcos en el río.

Roppongi

Roppongi merece la pena solo por la famosa Torre de Tokio. Pero no satisfecho con eso, también podrás disfrutar por sus calles del antiguo Tokio mientras te adentras un poco más en la vida cultural de la ciudad y disfrutas de su gastronomía.

  • Centro de Arte Nacional y Museo de Arte Mori. En el primer espacio podrás disfrutar de exposiciones de arte temporales, mientras que el segundo cuenta con exposiciones de arte vanguardista y de arquitectura. Ambos pueden visitarse en el mismo día. Después puedes salir a la azotea de la Torre Mori para disfrutar de otras vistas de la ciudad.
  • Torre de Tokio. No puede haber excusas para no visitar la Torre de Tokio, uno de los principales símbolos de la ciudad y casi de Japón. Seguro ya la habrás visto frecuentemente en animes como edificio destacado de la ciudad.

 

Hasta aquí… ¡Cuánto hemos caminado! Hay otras actividades y lugares que merece la pena visitar por derecho propio y que no hemos incluido en la lista anterior. La primera de ellas y que quizá te extrañe que no esté en la lista anterior es por supuesto el Museo Ghibli, situado un poco a las afueras de Tokio está situado en el parque Inokashira. También relacionado con Ghibli y uno de sus fundadores, Hayao Miyazaki, si estás de paso por el centro en la zona de Shiodome y Shinbashi, puedes visitar el reloj diseñado por el propio Miyazaki situado en la fachada de la cadena de televisión japonesa NTV. Dado que tiene figuras en movimiento y una iluminación especial, es mejor que estés atento a los horarios en que empieza el espectáculo.

Por supuesto también es más que recomendable visitar el Palacio Imperial de Tokio, con sus impresionantes jardines, otro lugar increíble para ver los cerezos en flor. Los jardines de la residencia oficial del emperador pueden visitarse desde el exterior. También cerca el Palacio Imperial, se puede visitar el foso Chidorigafuchi, en el que puedes combinar un paseo en barca con el florecimiento de los cerezos.

No podían faltar en nuestros lugares recomendados las geishas. Para ello puedes ir a la calle Kagurazaka, donde podrás encontrar uno de los barrios de geishas de Tokio. Aunque ya no hay tantas geishas como pudiera haber en el pasado, actualmente todavía podemos encontrar algunas por este barrio. Si no tienes un especial interés en las geishas, aun así puedes pasarte por esta calle por su encanto situado entre lo moderno y lo antiguo.

El sumo también debe estar en un artículo sobre Tokio. Para aquellos a quienes les gustaría ver un combate de sumo, pueden ir al Estadio Kokugikan. Además, está situado en el barrio de Ryogoku, considerado el barrio dedicado al sumo. En él no solo podrás asistir a este estadio, sino que también tienes la posibilidad de ir a un heya, donde viven los luchadores de sumo, o encontrarnos con algunos de ellos paseando en yukata.

Para aliviar el estrés urbano, puedes pasar por los Jardines Hama Rikyu, un auténtico oasis en el centro de Tokio frente a los rascacielos con un gran lago como protagonista. Finalmente, para quienes estén más interesados en la gastronomía, no pueden faltar el Mercado Tsukiji y la Tokyo Ramen Street. El primero es cita obligada para los amantes del sushi, incluso si pueden visitarlo por la mañana, es posible que se encuentren con una subasta de atún, mientras que en el segundo tienes la oportunidad de probar tantos ramen como te puedas imaginar.

 

Mucho queda por decir sobre Tokio, pero no se puede decir todo en solo una entrada de blog, lo que queda es seguir visitando la ciudad y si tienes la oportunidad de ir, ¡no dudes en compartir tu experiencia!

Post relacionados

¿Cuánto cuesta viajar a Corea de Sur?

Acceder a una universidad en Japón

Wagashi, los postres japoneses más monos de Asia